Your browser is out-of-date.

In order to have a more interesting navigation, we suggest upgrading your browser, clicking in one of the following links.
All browsers are free and easy to install.

 
  • in vitruvius
    • in magazines
    • in journal
  • \/
  •  

research

magazines

projects ISSN 2595-4245


abstracts

how to quote

TORRALBAS EZPELETA, Rafael Luis; TORAYA, Juan de las Cuevas. Niemeyer en Cuba. Escultura en la Ciudad Universitaria de la UCI. Projetos, São Paulo, año 10, n. 118.03, Vitruvius, dic. 2010 <http://www.vitruvius.com.br/revistas/read/projetos/10.118/3698>.


Oscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho (Río de Janeiro, 1907) es uno de los arquitectos contemporáneos más relevantes. Seguidor y gran promotor de las ideas de Le Corbusier, es considerado uno de los personajes más influyentes de la arquitectura moderna internacional. Fue pionero en la exploración de las posibilidades constructivas y plásticas del hormigón armado. Su creación más significativa y completa es la ciudad de Brasilia, capital federal de Brasil, que diseñó con su colega Lucio Costa y fue declarada por la Unesco como “Patrimonio Artístico de la Humanidad”.

Incondicional amigo de Cuba y del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el prestigioso arquitecto siempre anheló un homenaje al pueblo cubano y a esta tierra que tanto ama y que nunca ha podido visitar. La primera idea surgió en un boceto que representaba a un hombre enfrentando a un monstruo con una bandera brasileña. Luego, en 1990, se cambia el diseño por una bandera cubana y la escultura en maqueta es regalada a Fidel. Sin embargo, en ese momento, no pudo salir de Brasil.

La propuesta, que representa la resistencia de la Revolución Cubana ante las agresiones del imperialismo yanqui, y semeja una suerte de David frente al poderoso Goliat, llega a Cuba en las manos de la escritora e intelectual brasileña Marilia Guimaraes a finales del año 2005. Marilia, exiliada en nuestra patria en 1969, trajo la pequeña maqueta como regalo a Fidel por su cercano 80 cumpleaños, y con el encargo de buscar un lugar donde erigirla. En ese momento se propone por primera vez que la escultura se ubicara en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI).

Primer boceto escultura en Expo Niemeyer por Niemeyer Brasilia
Foto divulgação


Si algo sensibilizó a Oscar Niemeyer con este hermoso proyecto, fue conocer la decisión de Cuba y su gobierno de crear (en marzo de 2002), un centro de excelencia para la formación masiva de especialistas de nivel superior en la rama informática. El Comandante en Jefe Fidel Castro le envió una carta, con fecha 1º de febrero de 2006, agradeciendo su regalo, reiterando su interés de que la escultura fuera ubicada en la UCI y expresando la convicción de que “el proyecto será un reflejo de las ideas que comparten y por las que han luchado siempre”.

La UCI es uno de los procesos inversionistas de mayor magnitud del país, con una gran importancia estratégica para el desarrollo de la Industria Cubana de Aplicaciones Informáticas. El Plan Director de las Inversiones de la UCI fue aprobado en Marzo de 2003, con el objetivo fundamental de ordenar estratégicamente el crecimiento de la Ciudad Universitaria, en una extensión de terreno que abarca 268 ha.

En 8 años se han efectuado cambios de uso en edificaciones del antiguo Centro de Exploración Radioelectrónica de Torrens (1964-2002) y se han construido nuevas. Han sido rehabilitadas 44 edificaciones y construido 128 desde los cimientos, para un total de 242,449 m²  de área de construcción. Se han ejecutado además instalaciones y facilidades para:

  • Servicios de electricidad, drenaje, abasto de agua, alcantarillado y tratamiento de residuales.
  • Instalaciones para la elaboración de alimentos, capacidad de comedores y servicios de salud.
  • Se ha invertido en la recreación, la práctica de deportes y las actividades culturales de estudiantes, profesores y trabajadores.
  • La infraestructura para la transmisión de datos, la televisión y las comunicaciones, se diseñó y construyó con la concepción de expandir en toda la ciudad, los servicios de teléfono, red de datos y televisión.

La ciudad universitaria de la UCI cuenta hoy con 9300 estudiantes y más de 5000 profesores, trabajadores y especialistas de la producción, viviendo y trabajando en sus instalaciones. Además se acometen numerosos proyectos productivos y compromisos docentes en las capacidades habilitadas.

En el mes de enero del 2006, se produce una segunda visita de Marilia Guimaraes, acompañada por el arquitecto Jair Rojas y el escultor Ricardo Ventura, ambos profesionales con amplia experiencia en obras de Niemeyer. Trabajaron en la UCI para revisar la posible ubicación de la escultura dentro de la Universidad y se enviaron a Brasil dos propuestas, junto a la explicación de las dimensiones del proyecto arquitectónico y urbanístico de la Ciudad Universitaria. La primera ubicaba la misma en un espacio entre los edificios docentes de la universidad jerarquizando una plaza, y la segunda en la intersección de los viales Norte-Sur y Este Oeste en el centro geográfico del campus.

El diseño creció y tomó alturas jamás imaginadas. El entusiasmo del gran arquitecto se multiplicó y su genio creador y el infinito amor por Cuba, redimensionaron la idea:

  • La escultura se ubicaría en una plaza, diseñada por él, en la intersección de los viales Norte-Sur y Este-Oeste;
  • La ubicación de la escultura tenía que garantizar que la figura que representa al Imperialismo, estuviera orientada hacia el Norte;
  • La escultura debía ser lo más pública posible;
  • La plaza debía tener condiciones para hacer actividades;
  • La escultura sería desarrollada en acero y la plaza en hormigón.

La variante escogida para la ubicación de la plaza con la escultura, tiene las siguientes ventajas:

  • Se ubica en la intersección de los viales principales de la Ciudad Universitaria de la UCI;
  • Representa una continuidad del Prado de las Esculturas del Vial Principal. Este Prado es un conjunto de obras al aire libre, en metal y piedra, de 13 artistas plásticos de la vanguardia cubana contemporánea. Entre ellos destacan los Premios Nacionales de Artes Plásticas, Osneldo García, José Villa y René Francisco, entre otros;
  • Permite realzar la escultura y utilizar sus transparencias, a favor del conjunto, garantizando una continuidad visual;
  • Constituye un céntrico espacio de reunión de la comunidad universitaria, habilitado para desarrollar diversas e importantes actividades.

El monumental conjunto escultórico de 11 toneladas de peso y una altura máxima de 8 mts, elaborado en tubos y barras de acero de 8 pulgadas, se asienta en un espejo de agua de 650 m²  que jerarquiza una plaza de 19 300 m²  en la intersección de los viales principales de la UCI. Ocho torres de 35 metros de altura garantizan la iluminación de los viales circundantes y de la plaza, en ocasión de actividades importantes. La capacidad de 13 500 personas sentadas la convierten en el mayor espacio de reunión al aire libre de la universidad, y en la primera obra de Oscar Niemeyer en Cuba. Adicionalmente se concibieron dos espacios soterrados, uno con servicios sanitarios para visitantes y otro con el sistema de control de la iluminación de las torres y el bombeo y recirculación del espejo de agua.

Una bandera frente a un imperio. Con formas ovaladas en acero y mirando al cielo, el diseño de la escultura consiste en un monstruo de boca abierta y un cubano de bandera en puño, enfrentándolo. Para la ejecución de la misma se utilizaron técnicas de calentamiento y doblado del metal en fragua, nunca antes empleadas en nuestro país, para estos fines. A propuesta de Cuba, es la primera escultura de Niemeyer iluminada y para ello se concibió una solución de iluminación subacuática con tecnología LEDs.

En materia constructiva el trabajo exhibe datos impresionantes y retadores, como los 19 300 m²  de pavimento hormigonado fundidos y el montaje, en apenas 5 días, de las torres de iluminación. En el año 2007 se trabajó simultáneamente en la ejecución de la escultura en la fábrica Cubana de Acero y la plaza en la UCI, la cual se concluyó el día 15 de diciembre de ese año, en homenaje al Centenario de Niemeyer. Complementan esta descripción los datos siguientes:

  • movimiento de tierra: 11 472 m³
  • redes eléctricas y de corrientes débiles: 4 263 ml
  • redes hidrosanitarias: 898 ml
  • hormigón elipse (superficie plaza): 19 300 m² (2 500 m³)
  • hormigón estructural: 645 m³
  • hormigón aceras y contenes: 807 m³
  • 60 luminarias subacuáticas para las esculturas
  • espejo de agua: 660 m²
  • viales circundantes y de acceso: 3,8 kms
  • áreas verdes: 35 127 m²

La aspiración de hacer realidad esta obra, impulsó el trabajo de 212 constructores de diferentes especialidades. Junto a ellos, los proyectistas, suministradores e inversionistas velaron porque se ejecutaran en tiempo y con calidad las diferentes soluciones técnicas. El acto de inauguración se efectuó el 28 de enero de 2008.

La Plaza y la Escultura de Oscar Niemeyer muestran los principales recursos artísticos y arquitectónicos que caracterizan la obra de este genial arquitecto. La elipse de la plaza, el uso de la luz y el agua, la terminación más primitiva del hormigón en color gris contrastando con el rojo de la escultura, así como las líneas curvas de su trazo, caracterizan este reto constructivo. “Nosotros trabajamos el hormigón con audacia”: así se reveló el propio arquitecto a la delegación cubana, que en diciembre del 2006 llevó el mensaje de felicitación del Jefe de la Revolución Cubana por su 99 cumpleaños. Con esa sencilla frase, que resume el sentido de su obra, asumimos este reto con la audacia que demandaba la envergadura del empeño.

Hoy Niemeyer está próximo a cumplir 103 años de vida. Bastaría con Brasilia, que fue ciudad primero en su cabeza, para probar que este genial hombre vivirá mucho más de lo que un ser humano pueda permitirse en este universo. Sin embargo, se suele olvidar que tal vez lo más excepcional en Niemeyer es que, junto con ciudades y edificios eternos, él ha levantado el monumento de su conciencia política basada en una obsesión: la necesidad de cambiar al mundo. Entiende que cada uno de nosotros es, por encima de todo, hijo de sus obras, de lo que va haciendo por los demás durante el tiempo que por aquí anda.

En casi tres años de inaugurada, la Plaza Niemeyer de la UCI ha sido escenario de memorables actividades, además de ser punto obligado de visita en los recorridos de visitantes. Entre las más importantes se cuentan:

  • 28 de enero del 2008: Inauguración. Participaron todos los estudiantes y profesores de la universidad, personalidades de la cultura nacional y delegados del evento internacional de la Sociedad Cultural José Martí.
  • 23 de abril del 2008: Simultánea de ajedrez con la presencia del GM Anatoli Karpov y la participación de la comunidad universitaria, jugando en 4 064 tableros.
  • 15 de junio del 2009: Realización de la Rueda de Casino más grande del mundo, dedicada a los 5 luchadores antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos, con la participación de 1 027 parejas y el concierto de la famosa orquesta Adalberto Álvarez y su Son.

La Plaza de la Escultura de Oscar Niemeyer en la UCI, sigue siendo noticia feliz para él y para todos los cubanos. Cuba ya no es solo la Isla entrañable del edificio moral del artista, sino parte de la geografía de su obra. ¡Y qué obra!

sobre los autores

MsC. Ing. Rafael Luis Torralbas Ezpeleta (autor), director General Inversiones “Proyecto Futuro” / Presidente Sección Construcción, Cámara Comercio Cuba.

Dr. Lic. Juan de las Cuevas Toraya (revisión), Historiador de la construcción.

comments

118.03 Crítica
abstracts
how to quote

languages

original: español

outros: português

source

share

118

118.01

Edifício de viviendas Vilela

118.02 Profissional

Pavilhão Hyundai

newspaper


© 2000–2018 Vitruvius
All rights reserved

The sources are always responsible for the accuracy of the information provided